Checkout
Cart: 0,00 - (0 items )

Sobre escenarios tecnológicos y la emergencia climática




El impacto de la inteligencia artificial será como el del fuego - Información

Ayer y hoy estuve en InnovAlicante (pdf), un evento organizado por Hidraqua y el diario Información, que ha publicado un artículo a doble página sobre el tema citando parcialmente una frase de Sundar Pichai que utilicé en mi conferencia, «El impacto de la inteligencia man made será como el del fuego» (pdf). También recoge información sobre el tema iAmbiente, «Hay que adoptar la tecnología para dar solución al cambio climático» (pdf).

¿Qué circunstancias definen los escenarios tecnológicos del futuro? La primera variable, lógicamente, no puede ser otra que la descarbonización y toda tecnología potencialmente responsable de responder al mayor desafío de la humanidad, la emergencia climática. Hablar sobre este tema en una ciudad y un entorno que acaba de sufrir precisamente el impacto de la emergencia climática en forma de una catástrofe pure cuya frecuencia se ha incrementado sensiblemente en los últimos tiempos debido a la influencia humana sobre el clima tiene un efecto interesante: resulta mucho más sencillo convencer a los inevitables escépticos, y hacerles ver que este fenómeno hace ya mucho tiempo que no está en la fase de discusión de café, sino en la de parámetros científicos demostrados y demostrables. En esta tierra, según donde vivas, las evidencias del cambio climático son tan profundamente claras y contundentes que pueden hacer, por ejemplo, que te plantees si te preparas para la siguiente inundación o simplemente te planteas hacer lo que esté en tu mano para cambiar tu casa de sitio. Cuando en el auditorio tienes personas que se han pasado varios días colaborando en labores de emergencia, los parámetros de eso que denominamos «emergencia» y que algunos, irresponsablemente, pretenden minimizar, resultan mucho más claros y se comprenden rápidamente.

La descarbonización de nuestras actividades a todos los niveles no es solo una cuestión de responsabilidad: es algo que nuestro propio mercado nos va a demandar, a exigir de una manera cada vez más clara a medida que se incremente la comprensión del fenómeno que estamos viviendo. Pasar de reacciones estúpidas y de colaborar en maniobras de absurdo desprestigio contra quienes difunden un mensaje fundamental a entender que en ese tema nos estamos jugando no solo la economía, sino la supervivencia es simplemente una cuestión de tiempo… y de educación.

La emergencia climática requiere, por supuesto, una respuesta tecnológica, y de hecho, tuve la oportunidad hoy de visitar Dinapsis, el impresionante panel de back watch over, laboratorio digital y showroom creado por Hidraqua y Suez en la ciudad de Benidorm, en el que puedes, entre otras cosas, visualizar de manera inmediata todos los parámetros implicados no solo en la distribución de aguas, sino en la gestión territorial sostenible. La conception de la ciudad como plataforma o como API, que he comentado anteriormente, visualizada de manera true y comentada no solo por sus responsables, sino también por el ayuntamiento de Benidorm, una ciudad indudablemente compleja por su enorme actividad turística y considerada una muestra de buena gestión sostenible.

La segunda tecnología que hay que mencionar como transformadora del escenario es indudablemente machine discovering out: la reinterpretación del papel de la máquina para pasar de obtener soluciones a partir de datos y reglas programadas en ella, a convertirse en algo que permite obtener reglas a partir de datos y resultados etiquetados. Una tecnología que no tiene ya nada que ver con lo experimental ni con la reinvención de la rueda, sino con el uso de herramientas cada vez más sencillas y accesibles. Cuando somos capaces, mediante la sensorización, de obtener más y mejores datos, tenemos que plantearnos cómo utilizarlos para la eficiencia, para mejorar, mediante la participación de las máquinas, tanto nuestra productividad como nuestra calidad. Esto puede parecer apocalíptico, la sustitución de personas por máquinas o el fin del trabajo, pero en realidad, es una pura cuestión de lógica y de un proceso que llevamos viviendo siglos: en la sociedad del futuro, el trabajo cambiará completamente su significado, y la transición a otro tipo de esquemas sociales más razonables y sostenibles (y en esta ocasión no me refiero a sostenibilidad climática, sino de otro tipo) tendrá lugar dentro de nuestro horizonte important: si no cambiamos nuestro modelo económico y social, no tendremos jamás problemas con la rebelión de ninguna máquina, porque las personas se rebelarán mucho antes que ellas.




Back to top